Nuestro pasado y nuestro futuro se funden en hoy, todo lo que podemos hacer, tan sólo podemos hacerlo hoy, todo lo que podemos vivir, tan sólo podemos vivirlo hoy.

     Cada día que tenemos por delante es toda la vida que tenemos por vivir, es todo lo que poseemos, así que no lo desperdiciemos, no lo malgastemos inútilmente tratando de recuperar vidas ya pasadas o de vivir vidas que todavía no han llegado y que nadie nos puede garantizar con toda seguridad que algún día llegarán.

     De este modo, cuando empecemos a asumir, por fin, que sólo podemos influir e intentar controlar el día de hoy, comenzaremos a controlar nuestra vida.

     Por tanto, lo único que realmente tenemos, lo único que verdaderamente existe es hoy, ahora, no ayer ni mañana. Entonces, ¿por qué nos empeñamos en sufrir por el pasado que ya no existe y temer el futuro que todavía no ha llegado? ¿Cómo se puede tener miedo y preocupación por algo que no existe, por algo que no es real, que no está ahí? Es nuestra mente quien nos hace huir constantemente del presente para crear sufrimiento con ese pasado inexistente y ese futuro imaginario.

     Y traducido al mundo del póquer;

     Cada mano que tenemos delante es toda la partida que tenemos por jugar, es todo lo que poseemos, así que no la desperdiciemos, no la malgastemos inútilmente tratando de recuperar partidas ya pasadas o de vivir jugadas que todavía no han llegado y que nadie nos puede garantizar con toda seguridad que algún día llegarán.

     De este modo, cuando empecemos a asumir, por fin, que sólo podemos influir e intentar controlar la mano de hoy, comenzaremos a controlar nuestro juego.

     Por tanto, lo único que realmente tenemos, lo único que verdaderamente existe es hoy, (esta mano) ahora, no la pasada de ayer, ni la futura de mañana. Entonces, ¿por qué nos empeñamos en sufrir por los bad beats del pasado que ya no existen y temer el futuro que todavía no ha llegado? ¿Cómo se puede tener miedo y preocupación por una mano que no existe,  que no es real, que no está ahí? Es nuestra mente quien nos hace huir constantemente de la partida presente para crear sufrimiento con esas manos ya pasadas e inexistentes y esas manos futuras imaginarias.

     Espero que os sea de ayuda, para mi desde luego que lo es.