Hoy os cuelgo este bonito relato de un tal “Anónimo”, esta un pelín modificado.

Una noche, un hombre tuvo un sueño. Soñó que estaba caminando por la playa con su Amor. A través del cielo pasaban escenas de su vida. En cada escena, veía dos pares de huellas de pies en la arena, un par eran de él y el otro de su Amor.

Después que vio la última escena de su vida, el hombre volteó para mirar las huellas de pies en la arena y notó que muchas veces a lo largo del sendero de su vida, había solamente un par de huellas. También notó que esto pasaba en los momentos más tristes y penosos de su vida.

Esto le preocupó realmente y le preguntó a su Amor: “Mi Amor, Tú me dijiste que una vez que yo hubiera decidido seguirte, Tú me acompañarías para siempre. Pero he notado que durante los momentos más difíciles de mi vida había solamente un par de huellas. No comprendo por qué, cuando yo más te necesitaba, Tú me abandonaste”.

Y le respondió: “Mi amor querido, muy preciado, te amo y nunca te dejaría. Durante tus momentos mas difíciles, cuando tú veías sólo un par de huellas, era cuando yo te llevaba cargado en mis brazos

 

También os dejo el link a una bonita historia.

“Alguien que no es capaz de evitarte una pizca de dolor, no es digno de tu amor”

“En una relación, cuando te das cuenta, que pudiendote evitar una migaja de sufrimiento el otro no lo hace, es porque todo se ha terminado”